articulaciones-facetarias
Qué es la lumbalgia y cómo combatirla
18 abril, 2016
Cena y Concierto Tributo a los Beatles
26 abril, 2016
yoga-embarazadas-higueron-resort-1

“Dar a luz no es una tarea humana, dar a luz es una tarea completamente divina”

Yogi Bhajan

Cuando me inicié en yoga, nunca pensé que terminaría dando clases para embarazadas y que yo terminaría siendo también mi alumna, y que mis hijas, porque fueron gemelares, también dentro de mí, eran mis alumnas.

Más tarde hablaré de los beneficios que tienen, que no son pocos, pero antes me gustaría centrarme en mi experiencia personal y profesional, porque la otra parte en cualquier libro puedes encontrarla, pero ésta no.

Soy profesora de Hatha Yoga Acharya, y mis primeros grupos  fueron los niños, más tarde los mayores, luego pasé a la juventud y finalmente un día llegaron a mí las embarazadas. Al principio tenía miedo hasta de tocarlas, pensaba que cualquier movimiento las iba a lesionar. Conforme empezamos día tras día, fui descubriendo las maravillas que hacía el yoga. Aquellas mujeres se descalzaban en su esterilla y empezaban sus asanas acompañadas de respiraciones y relax. Poco a poco descubrían que sus cuerpos fluían en todas las direcciones y que al final de la clase se encontraban con más espacio dentro de ellas y una paz interior casi divina.

Más tarde vivi la experiencia con mi embarazo gemelar, di clases y las recibí y descubrí que no somos mujeres enfermas, que nuestro cuerpo es mucho más flexible, que los ardores que tenía al llegar a clase desaparecían, que mi lesión de rodilla no dolía, que a pesar de todo el peso que soporté, nunca me dolió la espalda, ni las lumbares, ni ninguna parte de mi cuerpo, me dormía en todas las esquinas de mi casa sin ningún problema.

Al final de mi embarazo, por el peso no podía hacer algunas posturas invertidas, pero sí otras muchas con más elasticidad que nunca.

La otra parte especial es la meditación, el silencio interno, que a veces mis hijas interrumpían, pero ese estado de presente continuo en el que hablamos tanto en yoga, donde dejamos de vivir el ahora recordando o planeando el mañana. Como suelo decir en mis clases, “ayer es pasado, mañana una sorpresa y hoy es tu regalo”.

 YOGA PARA EMBARAZADAS

Para esta etapa tan importante de nuestra vida, el yoga nos aporta beneficios a todos los niveles físicos, mentales y espirituales. Unos minutos de yoga cada día aliviarán los dolores musculares  aportando bienestar y un alto grado de relajación, reduciendo el estrés.

Las asanas (ejercicios físicos) y Pranayama (ejercicios de respiración) te prepararán para un embarazo natural y consciente, un parto sin miedo y una recuperación después del nacimiento.

La meditación te brinda la oportunidad de aprender a conocerte y a confiar en tu sabiduría.

Con la práctica del yoga te será más fácil evitar problemas tales como el exceso de peso, las estrías y los dolores de espalda.

Durante el embarazo el cuerpo segrega una hormona llamada “relaxina” otorgándote  mayor flexibilidad por lo que te resultará más fácil la práctica.

¿Qué es el yoga?

¿Por qué para embarazadas?

Cambio Fisiológicos

Tras muchos años de estudio y práctica me sigo sorprendiendo cada día de su poder infinito y de los cambios increíbles que produce en el Ser,  confirmándome una vez más que todas las cosas grandes son simples.

YOGA viene de la palabra YUGO,  el ser finito se une con el SER INFINITO.

El alma individual se une con la Alma Suprema.

El yoga tiene más de 5000 años de antigüedad y abarca diferentes aspectos:

  • ASANAS: Ejercicio físico que reducen el cansancio y calman los nervios.
  • PRANAYAMA: Ejercicios de respiración que calman la mente y vuelven al cuerpo sano y ligero.
  • RELAJACION: Reequilibra la energía dándonos fuerza y sensación de bienestar.
  • COMIDA VEGETARIANA
  • MEDITACIÓN

¿POR QUÉ PARA EMBARAZADAS?

Los beneficios  del yoga son:

  • Fortalece el cuerpo.
  • Se desarrolla la flexibilidad.
  • Crea armonía entre el cuerpo y el espíritu.
  • Mejora de la postura y equilibrio.
  • Estimula la glándula que controla la producción de hormonas.
  • Se adquiere mayor flujo sanguíneo y circulación.
  • Control de la respiración.
  • Problemas del sueño.

Es un método inmejorable de ayuda durante el embarazo favoreciendo su buena marcha y un parto más sereno, por la mejora de mayor flujo sanguíneo y la actividad de las hormonas del embarazo.

CAMBIOS FISIOLÓGICOS

La falta de aliento por el aumento sanguíneo, ejercitar la respiración.

Las hormonas específicas del embarazo ensanchan y relajan vasos sanguíneos, pueden producir venas varicosas. Hay posturas que ayudarán a reducir el hinchazón.

En el embarazo se retiene más agua que pueden acumularse en tobillos.

Ligamentos y articulaciones pélvicas se ablandan por la progesterona y la relaxina. Necesita proteger, tonificar y fortalecer los músculos abdominales.

El peso extra del bebe puede producir  tensión en la zona baja de la espalda. Se puede evitar fortaleciendo los músculos de la espalda.

En el embarazo y el parto los músculos del útero están muy activos existen ejercicios específicos para fortalecer los músculos pélvicos, al mismo tiempo abren la zona de las caderas.

Para todo ello el yoga puede ayudarte.

CAMBIOS EMOCIONALES

El aumento de hormonas produce cambios de humor, altibajos, antojos.

La producción de estrógenos, progesterona ayudan a alojar el creciente feto.

La adrenalina altera la velocidad de la sangre.

Las glándulas suprarrenales tienen una labor importantísima en la producción de hormonas; adrenalina, cortisona, al aumentar su producción, aumentan las alteraciones. Si de antemanos controla su respiración, vera que es fácil controlar su cuerpo y emociones.

La carga sobre los riñones aumenta, tienen que filtrar más residuos.

El yoga mejora el bienestar,  que te ayudará durante el embarazo, parto y nacimiento.

¿Qué es el prana?

Por medio de la respiración recibimos el PRANA. Los chinos lo llaman CHI, los tibetanos LUNG. En yoga la energía vital o fuerza que anima la vida, la tomamos del aire, con la comida, con la bebida, con el sol, con los baños, esa energía se llama PRANA.

Está en el aire, pero no es el oxigeno, está en la comida, pero no es la comida en sí.

Es la energía sutil que se encuentra en todas las cosas y nos mantiene vivos.

A través de nuestra respiración activa y completa y las asanas, nuestro cuerpo absorbe prana, se intensifica y se almacena, lo que hace que nos sintamos tan vivos después de una sesión de yoga.

Las ASANAS, dan flexibilidad a nuestro organismo, cuerpo, huesos y músculos.

El PRANA, nos da vitalidad, energía y juventud.

La RELAJACIÓN, equilibra la energía, nos renueva, se apaga la ansiedad, tensiones, temores, miedos. La relajación es un arte en si misma y su calidad depende de la intensidad de las posturas que le preceden.

 “Ella se inclinaba sobre la cuna

Con las lágrimas que le caían como lluvia,

El bebé, al despertarse, le conrió,

Y la alegría desterró el dolor.”

Margaret Bentley

 

Francisca Domínguez Aranda